Saltar al contenido
limpiezafacial.club

Tratamientos faciales caseros

El cuidado del rostro con algún tratamiento facial casero de los muchos que existen, ha sido un hecho desde épocas remotas. No en vano las emblemáticas Nefertiti y Cleopatra pusieron tanto énfasis en ello, marcando un antecedente histórico. Nadie puede culpabilizarlas, porque ¿quién no quiere tener un rostro 10 estrellas?

De esta forma, con el pasar de los años, y los nuevos descubrimientos de la industria cosmética, el abanico de tratamientos y productos accesibles en el mercado se volvió incontable. No obstante, y sin importar las muchas configuraciones en relación a precio, calidad y diversidad, algunos siguen prefiriendo los productos naturales y del tipo “hazlo tú mismo”. Internet está lleno de “recetas” de esta clase, que se erigen como una satisfacción ligera y milagrosa.

Máscaras que hidratan, exfoliantes, tónicos, cremas y sérums, son varios de los productos cosméticos que tenemos la posibilidad de llevar a cabo en el hogar, con muy simplicidad y con pocos elementos.
Pero, ¿son verdaderamente efectivos y buenos para nuestra piel?

Los dermatólogos en la mayoría de los casos se detallan muy escépticos sobre esto, y eligen no pronunciarse sobre esto. Te mostramos algunos tratamientos caseros que si tienen aceptación dermatológica.

Mascarilla de Avena y Miel

tratamientos faciales caseros miel y avena

Si tu régimen cosmético recurrente dejó tu piel sensible, usa esta mascarilla de avena y miel, que tiene caracteristicas calmantes, suavizantes, antiinflamatorias y desinfectantes. El yogurt, ácido láctico, trabaja como exfoliante y las semillas de girasol con su aceite aportan hidratación.

Solo tienes que moler en la licuadora una cucharada de avena y una cucharada de semillas de girasol. Combinar bien e integrar 2 medidas de cuchara de yogurt natural sin azúcar y una cucharada de miel ardiente.

Aplica sobre la cara limpio, frotándola contra tu rostro y cuello delicadamente. Deja accionar por 3 – 5 minutos. Enjuaga con agua no muy caliente.

Mascarilla nutritiva

La primerade las tareas que te voy a proponer es volver a poner los nutrientes que la piel ha perdido. Son esos elementos que hacen que nuestra piel irradie luz, se muestre tersa y traje. Lo destacado para para conseguirlo, es sin lugar a dudas una mascarilla nutritiva con la capacidad de devolver estas virtudes a la tez. ¡Apunta!
Ingredientes:

  • yema de huevo batida
  • una cucharada de miel y aceite de oliva

Mezcla bien los elementos hasta conseguir una pasta homogénea y aplícala en tu rostro a lo largo de 20 minutos. Para terminar aclara con agua no muy caliente. Si repites este simple ritual de hermosura unos cuantos ocasiones por semana, no tardarás en ver los cambios sobre tu piel. Además, el espectacular olor de la miel despertará tu lado más dulce, y tu piel va a estar para comérsela.

Máscara exfoliante con azúcar

tratamiento casero facial con azúcar

Las máscaras exfoliantes de azúcar son divertidas y realmente fáciles de hacer. Unicamente necesitas combinar una sección de aceite de coco o de oliva por dos medidas de cuchara de azúcar.

Puedes añadir algunas gotitas de tu aceite fundamental preferido para llevar la vivencia a un más grande nivel de placidez, sugiere la dermatóloga Jessie Cheung a Reader´s Digest.

Tratamiento facial casero para quitarnos el picor

Si tu piel es sensible y estás habituada a las antiestéticas rojeces, además hay una mascarilla para ti. La sensibilidad está muy que se encuentra en la vida de las mujeres, y comunmente, no todos los productos le vienen bien a nuestra piel.
Para elaborar una mascarilla anti-picor, nada como las almendras para nutrir tu piel. Si además le añades algún lácteo como el yogur o nuestra leche, tu piel sensible te lo va a agradecer. ¡Mantén el escozor y el picor a raya!
Ingredientes

  • 3 cucharadas de yogourt
  • otras 3 cucharadas de avena

Mezcla los elementos hasta poder una crema homogénea. Aplica con movimientos circulares y asegurándote de contemplar todas las ubicaciones de tu rostro. Deja accionar a lo largo de por lo menos 15 minutos.

Por último, en el momento de sacar el producto de tu cara, ten precaución de no ser muy combativa, puesto que al frotar con una toalla, puedes perjudicar tu piel. Es conveniente que empapes una toalla fina en agua templada, y la pases delicadamente por tu rostro.

Y si tienes algún inconveniente cutáneo, como urticaria crónica espontánea, acude antes de realizarte esta u otras máscaras a tu dermatólogo para entender si puedes llevar a cabo estos rituales de hermosura sobre tu piel.

Tratamiento facial casero  para piel enrojecida con té verde

tratamiento facial casero té verde

Una muy buena opción para batallar contra el enrojecimiento en tu piel es el agua de rosas con té verde. Este tratamiento facial casero de té verde trabaja como antioxidante y se combina con las caracteristicas antiinflamatorias del agua de rosas.

Cuando la piel se regresa roja o de a poco como el eczema o la psoriasis, hay hinchazón subyacente”, dice la famosa doctora de Beverly Hills, Ava Shamban. Esta mezcla trabaja como coadyuvante de nuestro sistema natural para mitigar los efectos del inconveniente de los radicales libres de las células, sugiere la profesional.

Para llevar a cabo tu propia agua calmante, tienes que empapar dos bolsas de té verde en ½ taza de agua hirviendo y dejar la mezcla descansar por 15 minutos. Descarta las bolsas y mezcla el líquido con ½ taza de agua de rosas. Traspasa a una botella que tenga sistema spray. Refrigera lo que te sobre de la mezcla en un frasco de vidrio sellado.

Tratar la piel irritada con leche

tratamiento casero piel irritada

Las compresas de leche son muy antiguas, pero son verdaderamente eficaces, afirma la doctora Esta Kronberg. Solo necesitas llevar a cabo es empapar una gasa o toallita con leche, apretarla para remover el exceso y aplicarla sobre el sector afectada por por lo menos 15 minutos. Enjuagar con agua no muy caliente.

Tratamiento facial casero de rehidratación

Si notas que tu piel se comienza a caer a pedacitos, bienvenida a la etapa de la descamación. Es normal en los meses posteriores al verano y es porque ha perdido bastante agua como resultado, más que nada, de la exposición al sol. No sólo las pieles secas tienen que hidratarse. Además las grasas, las mixtas y, desde luego, las normales.
Una mascarilla hidratante, una vez por semana, te salvará de pasar el invierno con sequedad y tirantez. Para un resultado inmejorable, puedes cambiar semanalmente la aplicación de esta mascarilla con la siguiente receta que te proponemos:
Ingredientes:

  • medio pepino
  • una cucharada de yogourt natural

Introduce los dos en la licuadora y luego prolonga la mezcla por tu rostro. Déjala accionar 20 minutos y aclara con agua fría para cerrar los poros. Nada como algo de tzatziki para que piel esté como nueva.