Saltar al contenido
limpiezafacial.club

Radiofrecuencia

Las técnicas estéticas son muy variadas, pero todas tienen los mismos objetivos: dar un aspecto más joven a la piel y reducir las imperfecciones. Para ello, se utilizan diferentes terapias y cosméticos para nutrir a nuestro organismo de los ingredientes esenciales para que se regenere sola.

Una de las técnicas más utilizadas y que mejor funciona es la de radiofrecuencia. Vamos a ver su proceso y los beneficios que aporta.

¿Qué es la radiofrecuencia?

Puede definirse como un tratamiento de lipoescultura sin intervención quirúrgica. Es una técnica que ya se empleaba en la medicina general y ha sido adaptada para mejorar nuestro aspecto físico y obtener un efecto lifting. Se basa en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia en los lugares indicados de nuestra piel.

En función de la frecuencia utilizada, se pueden calentar diferentes capas. De eso dependen sus resultados. Será el especialista el encargado de hacer la selección de la frecuencia.

tratamiento radiofrecuencia

Se utiliza para evitar la aparición de arrugas, eliminar la celulitis, reafirmar nuestra figura, eliminar las células muertas, activar la circulación, eliminar los líquidos, mejorar el colágeno, el drenaje linfático, etc.

La gran ventaja de este tratamiento es que no es nada invasivo, es completamente indoloro y no suele presentar ningún efecto secundario más allá de sensación de quemazón.

Los mejores instrumentos de radiofrecuencia facial

Aunque la radiofrecuencia es un tratamiento que normalmente se realiza en clínicas especializadas, también se puede hacer en nuestra propia casa. Aquí te traigo una relación de los mejores instrumentos de radiofrecuencia facial que puedes encontrar para aplicarte en tu casa.

¿Cómo se aplica la radiofrecuencia?

Antes de iniciar el tratamiento, se recomienda al cliente que beba varios vasos de agua para que asista bien hidratado. El profesional ya tendrá preparada la frecuencia necesaria para la petición del paciente. Después, se aplicará una crema o gel conductivo.

Con un equipo de radiofrecuencia monopolar, se iniciará el tratamiento. Se “lanzará” una onda eléctrica de microimpulsos en la zona marcada para elevar la temperatura de la piel a cierta profundidad. Esto beneficia la aparición de colágeno y elastina, así como la mejora de la circulación sanguínea.

El tratamiento suele durar entre 10 y 40 minutos. Depende del lugar donde se decida realizar el tratamiento.

Son necesarias entre 4 y 10 sesiones para que el efecto sea lo más beneficio posible, pero en ocasiones serán necesarias más. Todo depende del problema que estemos intentando resolver.

Contraindicaciones:

Aunque es un tratamiento seguro y sin riesgo, hay un grupo selecto de pacientes a los que puede perjudicar:

  • Mujeres embarazadas o lactantes
  • Personas con marcapasos, problemas cardíacos graves o prótesis metálicas
  • Clientes que sigan un tratamiento que dificulte la coagulación.
  • Personas obesas
  • Gente con enfermedades graves como el cáncer.
  • Pacientes con enfermedades neuromusculares.

¿Quién puede realizarse este tratamiento?

Cualquier persona que no cumpla ninguno de los requisitos anteriores podría realizarse la sesión sin problemas, pero es recomendable que sea mayor de edad. Esto se debe a que el cuerpo no está desarrollado por completo y los efectos podrían verse mermados con los cambios continuados de su organismo.

Tipos de radiofrecuencias

Podemos dividir las radiofrecuencias en dos grandes grupos. El primero de ellos es la frecuencia que se aplica. En función de esto, las ondas serán más o menos profundas y los resultados cambiarán. Es el especialista el que se tiene que preocupar de esto y decidir qué método utilizar.

Por otro lado, hay que diferenciar las radiofrecuencias de rostro y las corporales.

  • Tratamiento en la cara: Nos mejora la piel de la cara estimulando la producción de colágeno, combatiendo las arrugas, mejorando la circulación y reduciendo la flacidez. Este tratamiento suele durar entre 10 y 15 minutos.
  • Tratamiento para el cuerpo: Se centra más en remodelar la figura reduciendo la retención de líquidos, mejorando la circulación, acelerando el metabolismo, eliminando la celulitis y regenerando el colágeno. Suele durar entre 30 y 40 minutos.

Ambos grupos comparten muchos de estos beneficios, pero la mayor diferencia se encuentra en el objetivo final y en la duración del tratamiento.

Precios de tratamientos con radiofrecuencia

Los precios varían en función de la clínica y el lugar donde se va a practicar. El precio por sesión medio de un tratamiento facial es de 270 euros y el de un tratamiento corporal es de 350 euros.

Cada vez son más los centros que ofrecen estos tratamientos por precios entre 80 y 200 euros. Los conocidos como centros Low Cost. Estos centros son fiables, pero se utilizan más para probar una sesión a un precio más reducido. El truco reside en que se suelen contratar diferentes paquetes con una cantidad concreta de sesiones antes de empezar.

Recuerda desconfiar de particulares que lo realicen a domicilio o precios tremendamente bajos. El tratamiento no es invasivo, pero realizarlo incorrectamente sí que puede ocasionar problemas posteriores.

Opinión

Los tratamientos por radiofrecuencia resuelven la mayoría de los problemas estéticos y favorecen la regeneración de la piel No presentan un precio excesivamente elevado y lo mejor es que no hay efectos secundarios más allá de una ligera quemazón. Es versátil y mejora muchos aspectos que pueden producirnos incomodidad o problemas psicológicos.

Este tratamiento es “natural” ya que es el organismo el que mejora solo tras la frecuencia localizada. Además, no es invasivo y evita la cirugía.  Dentro de los tratamientos faciales y corporales, es una de las mejores opciones.