Saltar al contenido
limpiezafacial.club

Limpieza facial en casa

Una buena limpieza facial en casa se puede (y se debe) realizar tanto si eres adicta a los tratamientos de bellenza realizados en cabina como si jamás te hiciste ni uno. Estos días que va haciendo frío,  el hogar es un óptimo sitio para presenciar y hacer tu propio ritual de hermosura. Aquí vas a encontrar algunas pautas, productos y consejos para hallar el tuyo.  ¿Te animas? ¡Vamos allá que es tiempo de mimarse!

Para tener la piel radiante y radiante es infaltante entrenar alguna rutina de belleza dirigida a limpiarla en profundidad y ayudar a la piel a que se regenere. Hay ocasiones que el ritmo períodico nos impide arañar unos minutos para cuidárnosla pero estos días. Aún así, toda los día por enfrente en el hogar, hay que dedicar más minutos que nunca a estos instantes de relax.

Hoy quiero comunicar con vosotras un ritual terminado de limpieza facial. Son cinco simples procedimientos con los que vas a ver de manera rápida los resultados y que también te van a ayudar a tranquilizarte y sentirte mejor. ¿Lista para una piel especial?

Prepara el ambiente

Que no tengamos la posibilidad ayudar a un centro de belleza o a un spa no supone que no tengamos la posibilidad intentar recrearlo en el hogar. Antes de comenzar un régimen suelo elaborar bien todos los elementos para que la vivencia sea lo verdaderamente sensorial y tranquilizarte viable.

  • Ropa adecuada: Lo destacado es un top palabra de honor para lograr trabajar además el cuello y el escote. Recopila el pelo con un turbante y quítate algún anillo, atentos o pulsera que te moleste al hacer tu ritual.
  • Prepara las utilidades y productos: Colócalos en una cesta para no perder tiempo buscándolos a lo largo de el ritual. Ten además a mano toallas, esponjas y algún gadget que uses para guiarte. Además es primordial tener las manos bien limpias.
  • Crea un ámbito cálido y de relax: En la más reciente parte de nuestra limpieza es considerable relajarse a lo largo de unos minutos, por eso si te agradan las velas, la música despacio o el incienso, es buen instante para utilizarlos. Además necesitas unas toallas enormes y una manta para no coger frío en la tranquilidad, yo tengo una esterilla eléctrica de calor que me encanta ponerme en la espalda mientras la mascarilla hace efecto.

Primeros perparativos para la limpieza facial en casa 

Lo primero que hay que hacer es limpiar la piel de impurezas para que los productos penetren mejor. Si llevas maquillaje vas a necesitar hacerte una doble limpieza antes:

  • primero tendrás que hacer dicha limpieza con un producto de base en aceite para disolverlo
  • segunda limpieza más jabonosa, en la que vamos a retirar con agua y nos  con ello arrastraremos todos los restos del maquillaje y dejaremos los poros limpios.

Es muy recomendable acostumbrarse a usar uno en espuma y lo aplico con un cepillo. ¡De esta manera podrás empezar a sentir limpia tu piel!

productos para una buena limpieza facial en casa

Aplicar un exfoliante facial

El siguiente paso para una buena limpieza facial en casa consiste en remover de forma profunda cualquier imperfección o algún rastro de suciedad que quizá (no siempre) no se haya conseguido quitar con el primer paso. Para lograr esto, lo mejor que se puede hacer es un aplicar un exfoliante facial.

La manera de hacerlo es muy sencilla: tienes que tener el cutis ligeramente húmedo, entonces deberás aplicar el exfoliante en pequeñas cantidades empezando por la frente para ir bajando por el contorno de la cara. No nos olvidemos de la nariz, los pómulos o la barbilla, ya que también son zonas propensas a acumular suciedad.

El proceso de exfoliación de la piel es un proceso sumanente sencillo: vas a tener que restregar el producto exfoliante haciendo movimientos en forma de círculo y al mismo tiempo, debes de presionar ligeramente para conseguir que los  poros que estén obstruidos se destaponen.

Para no gastar el dinero en un exfoliante, sé que te gustará saber que con el azúcar que tenemos en la cocina y con el que endulzamos, podrás conseguir elaborar un exfoliante casero y muy eficaz. Como el azúcar es un elemento de cierto grosor, te va a permitir limpiar profundamente la piel y, además, llenarla de los nutrientes que contiene este producto. Para hacerlo, únicamente te va a bastar con que eches en tu mano una poquito de azúcar y la mezcles con un algo de agua. Después deberás pasarla por tu rostro con movimientos redondeados, sólo con esto verás lo limpia que te queda la cara.

Además del azúcar, podrás elegir entre muchos más tratamientos naturales como la avena, la miel, etcétera. En nuestro club de limpieza facial te descubrimos los exfoliantes caseros para el rostro para que, así, escojas el tuyo.

Abrir los poros

Una vez conseguida la exfoliación, lo que tendremos que hacer es abrir los poros para poder proceder a seguir con la limpieza facial más en profundidad. Para conseguir abrir los poros de nuestra cara, deberemos hacernos unos baños de vapor ya que el calor que emite el vapor conseguirá abrirnos los poros y los preparará para limpiarlos. Para hacer esto es muy sencillo: vas a tener que poner agua a hervir y, cuando esté lista, apaga el fuego. Después acerca tu rostro a unos 30 centímetros de la olla. Espera a que los vapores penetren en los poros de tu piel

Haciendo este método y para que no se nos escape el vapor por los laterales, lo mejor es que cubras tu cabeza con una toalla y te quedes así, en esta posición como unos 10 minutos, aproximadamente. Con esto lo que vas a conseguir que se abran los poros de tu piel. Además, también vas a conseguir que la piel esté mucho más relajada ya que el calor te va a mejor la circulación de la sangre.

Hora de extraer los puntos negros

Cuando poseemos los poros libres, es el instante perfecto para empezar con la limpieza propiamente esa. ¿Qué significa? Ya que que vamos a tener que obtener los puntos negros y granitos que tengamos en la cara. Para eso, lo destacado es que tengamos las manos totalmente limpias y que hayamos ido sacando las espinillas o los puntos negros con la yema de los dedos, jamás con las uñas ya que tendríamos la posibilidad de hacernos herida y dejarnos una horrible marca.

Es viable que te salga algo de sangre, este es el indicio que te va a decir que en este momento se encuentra limpio y, por consiguiente, no tienes que continuar pulsando. Un consejos es que en vez de limpiarte los poros con la yema de los dedos, te los envuelvas con gasas desinfectantes que están desinfectadas. En la situacion de que poseas un grano con pus, te invitamos a leer nuestro artículo en el que hablamos del acné.

Aplicar el tónico

Cuando hayas terminado de limpiar el cutis, el siguiente paso es utilizar el tónico con un algodón o con tus dedos (que tienen que estar limpios). El tónico tiene una utilidad fundamental para este régimen de belleza: consigue remover algún impureza que no haya podido ser eliminada con los pasos anteriores. Pero, además, además es infaltante ya que consigue cerrar los poros totalmente y, por consiguiente, lograr que tu piel quede limpia y resguardada de algún agente contaminante de afuera.

Hidratar la piel para acabar la limpieza facial en casa

Para finalizar con la limpieza facial casera, el último paso que tenemos que seguir es hidratar la piel. Después de toda esa limpieza, nuestro rostro estará dañado y quiá también enrojecido. Por lo tanto, deberás como nutrir profundamente y regenerar la salud del cutis. Para ello vamos a tener varias opciones: puedes escoger una mascarilla hidratante ya preparada o, si no quieres químicos ni gastar dinero, puedes aprender a hacerte una tú misma.

En este sentido, la planta de aloe vera es una de las mejores opciones que tenemos en la actualidad para hidratar y regenerar la dermis y al mismo tiempo limpiar la piel. Para hacer esta mascarilla casera, tan solo tendrás que cortar una hoja de sábila y retirar el gel que sale de su interior, este gel tiene un aspecto viscoso y gelatinoso. Este gel lo deberás poner en un recipiente y posteriormete añadir el zumo de un límon. Lo mezclaremos todo bien para que se mezclen complemente los dos ingredientes y después se deberá aplicar en el rostro. Dejaremos actuar la mezcla unos 20 minutos y después enjuagaremos con agua tibia (no fría ni caliente). 

Esta es tan solo una de las múltiples opciones que hay, aunque muchas mujeres y hombres es la que prefieren para cuidar su cutis, aunque cada persona puede elegir la suya.