Saltar al contenido
limpiezafacial.club

Hifu

La tecnología HIFU es muy veterana en el sector. Se practica desde hace muchos años, pero se han ido añadiendo mejoras para garantizar un resultado superior. Gracias a esta técnica, la piel puede recuperar gran parte de su estado y salud eliminando las imperfecciones de la edad o genéticas.

¿Qué es el HIFU?

El HIFU, conocido también como Ultrasonidos Focalizados de Alta Intensidad, es una técnica empleada en varios tratamientos faciales y corporales. Su uso está recomendado para tratar la falta de elasticidad y volumen de la piel empleando un haz de ultrasonido de alta frecuencia y energía para remodelar el tejido.

ténica hifu aplicada a mujer

Este tratamiento se puede llevar a cabo en la cara y en el cuerpo indistintamente y busca convertir la grasa sólida localizada en grasa líquida para que sea eliminada por nuestro organismo de forma natural.

La técnica HIFU ha ido evolucionando con el paso de los años, pero es una de las más antiguas. Su aparición se remonta a los años 50 en Estados Unidos donde ya se realizaban los primeros ensayos para conocer sus beneficios médicos.

Dispositivos HIFU 

Puedes adquirir tu propio dispositivo de ténica Hifu para realizar el tratamiento o bien para tí misma o bien para montar tu propia clínica de belleza. Has de saber que tanto en uno como en otro caso, la inversión puede ser importante. Aunque también hay dispositivos portátiles que te pueden sacar del paso. Siempre va a depender de tus encesidades.

¿Cómo funciona la técnica HIFU?

Este tratamiento se lleva a cabo en clínicas especializadas. No es nada invasivo y sus resultados son, en general, muy notables. La duración media de cada sesión es de 45 a 90 minutos. Varía en función de tus necesidades y la cantidad de zonas a tratar.

Las personas que se realizan este tratamiento suelen tener entre 30 y 65 años con problemas de flacidez en la piel.

Se emplea un aparato que emite energía ultrasónica en forma de haz de luz concentrada en los puntos a tratar. Este haz aumenta la temperatura de la zona seleccionada a 75 grados. Gracias a esto, se consigue remodelar el colágeno para que los tejidos se reparen por sí mismos. El objetivo final es recuperar la firmeza de la piel y reducir el volumen

Es el especialista el que decide a qué profundidad va a focalizar el ultrasonido.  Si la profundidad es inferior a 1,5mm, tratará los poros dilatados y las arrugas. En cambio, si es muy superior destruirá las células adiposas

Normalmente es suficiente con una única sesión, pero a veces se requiere de una segunda o tercera que se realizarán pasadas unas cuantas semanas.

El precio varía en función de la clínica, pero lo mínimo que hemos encontrado es de 450 euros y el precio medio es de 700 euros.

Aplicaciones de la técnica HIFU

Este tratamiento no se aplica solo a la cosmética. Hay otra rama que lo emplea con bastante frecuencia. Vamos a ver cada uno de ellos.

Cosmética

El ultrasonido focalizado se aplica para eliminar imperfecciones de la piel sin realizar un proceso quirúrgico. Los dos lugares donde se emplea son:

  • Cara: Una forma de denominar a este tratamiento en la cara es lifting facial. Se lleva a cabo en la cara y cuello, con especial atención a las ojeras, párpado, patas de gallo y escote.

En esta región se trata la flacidez de la piel.

  • Cuerpo: El tratamiento es el mismo, pero se centra más en los brazos, tripa y muslos. Su objetivo es eliminar el exceso de grasa y la celulitis.

Medicina

En esta rama también se han producido grandes avances. El HIFU focaliza la energía de un haz de ultrasonido de alta intensidad en un espacio pequeño para mejorar el pronóstico en pacientes de cáncer.

Gracias a esta técnica, no es necesario introducir ninguna aguja o dispositivo en el paciente, además de asegurar la salud de los tejidos colindantes. Esto beneficia a pacientes de alto riesgo que no se ven expuestos a una operación invasiva.

Gracias a su capacidad de eliminar células muertas, se está empezando a desarrollar estudios para convertirlo en un tratamiento eficaz para el cáncer.

Beneficios de la técnica HIFU:

Lo mejor de este tratamiento es que no es nada invasivo y puede usarse en cualquier tipo de piel sin que ninguna de ellas sea más propicia a sufrir lesiones.

Se puede aplicar durante todo el año ya que no le afectan las altas temperaturas, como a otros tratamientos.

Sus resultados son similares a los de una cirugía, pero sin pasar por quirófano. Además, los primeros resultados se aprecian según termina el tratamiento. Cuando sales de la clínica ya se nota un 20% de lo aplicado aproximadamente.

A diferencia de otras técnicas, estos resultados son permanentes ya que destruyen la grasa de las partes intervenidas.

Produce vasodilatación y aumento del flujo de sangre. Esto ayuda a mejorar la zona tratada y aumentar el nivel de colágeno.

Contraindicaciones y efectos secundarios del tratamiento HIFU

No es recomendable aplicarlo en los siguientes supuestos:

  • Brote de acné grave o quistes en el rostro
  • Personas con marcapasos
  • Personas con problemas hemorrágicos graves
  • Personas medicadas con anticoagulantes. En este caso, se recomienda hablar con tu médico para que vea qué se puede hacer.
  • Mujeres embarazadas y niños
  • Enfermedades del cutis grave
  • Personas con enfermedades autoinmunes
  • Epilépticos
  • Diabéticos.

Mientras se aplica el tratamiento, es posible que sientas ligeras molestias, quemazón o dolor en la zona tratada. Todo depende del umbral de dolor de cada persona. Lo normal es que no sientas nada.

En principio, se puede retomar la vida normal según termina la sesión, pero sí se suele presentar inflamación, hormigueo momentáneo y enrojecimiento en la zona tratada. En ocasiones aumenta la sensibilidad de la zona o aparecen pequeños moratones. Se soluciona en pocos días.